[Fecha Articulo : septiembre 12, 2007 ]

El pasado 9 de Septiembre, Rodrigo Acosta Larenas, estudiante de la carrera de Cine Video y Televisión, me envía un correo donde nos plantea algo que es muy interesante y no deja de ser verdad: La gran mayoría de la población no tiene idea de lo que es televisión digital y menos sabe lo que es la norma o estandar digital ( ISDB-T, DVB-T, ATSC ).

Cito:
Una encuesta realizada hace un par de semanas arroja que más del 55 por ciento de los encuestados (universo de muestra de 400 personas) no tiene idea acerca de la elección que realizará el gobierno en materia de televisión digital, y el porcentaje que afirma saber sobre el tema, lo asocia a un sistema de televisión pagada

Como editor y administrador de este portal, me ha tocado ver que realmente el consumidor común de televisión, no sabe lo trascendental que puede ser elegir X norma de televisión digital y mas aun, veo algo muy típico en la sociedad en la que vivimos y es que se espera que se asigne una ley o decreto, para luego de eso comenzar recién a buscar información.
A lo mejor la culpa no la tiene la ciudadanía, pero HOY existen los medios para que cualquier persona pueda acceder a información específica (Internet) y si algo no le parece correcto, comunicar dicho punto de vista. El ejemplo mas claro, es el presente texto de Rodrigo Acosta, que voy a citar a continuación y que esta siendo presentado en varios portales donde se trata el tema de televisión digital

Texto:

 

Hola Buen día, mi nombre es Rodrigo Acosta Larenas, soy estudiante de la carrera de Cine Video y Televisión, y estoy realizando mi tesis de grado sobre televisión digital.
Este mensaje se lo dirijo, por encontrar inmoral el silencio que están teniendo los medios y el gobierno en cuanto a la decisión sobre televisión digital, es una muestra absoluta de prácticas poco transparentes en materia de decisión de políticas públicas, se puede afirmar que en medios escritos e Internet existe información, pero ¿Qué pasa con el principal medio afectado, y de mayor penetración en la población, o sea la TV? Para que algo sea transparente no basta con que exista la información, esta debe ser accesible. En este mensaje le adjunto una carta que le envié a la Presidenta de la República respecto al tema, sugiriendo fundamentalmente la desaceleración en la elección de la norma digital de TV, por falta de información, por ende de preparación y transparencia. En ese sentido me gustaría que publicara este mensaje, atendiendo a la importancia de un medio de comunicación masivo tan arraigado en la población del país, que se ha convertido en el principal legitimador de la realidad, pasando a ser un bien de uso público relevante en la estructuración social de la República. Por lo tanto, cualquier modificación en su estructura estructurante debe ser de público conocimiento, conocimiento que actualmente no existe. Una encuesta realizada hace un par de semanas arroja que más del 55 por ciento de los encuestados (universo de muestra de 400 personas) no tiene idea acerca de la elección que realizará el gobierno en materia de televisión digital, y el porcentaje que afirma saber sobre el tema, lo asocia a un sistema de televisión pagada. Por otra parte los realizadores audiovisuales no han sido ni siquiera consultados, y tampoco tienen mucha información, si esto sucede con ellos que son generadores de mensajes, que le queda a la población en general; ¿que pasa con los medios locales?, se habla de dar mayor democracia en materia de comunicación, pero que democracia es posible en medio de tanto ocultismo, que niega la participación del pueblo.
Aquí le detallo algo más sobre el planteamiento de mi tesis, y lo que me llevó a dirigirle una carta a la Presidenta:
Los datos que recopile en principio me llevaron a hacer un planteamiento del problema referente a la importancia que tiene la televisión en la sociedad chilena, actuando como un medio articulador de las relaciones sociales, como el principal referente y legitimador de la realidad. Y que por lo tanto un cambio en el paradigma del sistema televisivo, producirá por defecto un cambio en el orden social, cambio que puede ser positivo o negativo, y que por ser la televisión un bien de uso público, la toma de decisiones en esta materia requiere de la mayor transparencia e información hacia la ciudadanía, de manera de que ésta participe de una decisión que va a afectar directamente sus vidas. En ese marco se le envió una carta a la Presidenta de la república, sugiriendo que se detenga un poco el proceso de elección de la norma para dar pie a una discusión sobre la televisión que queremos, y que de esta instancia de convención social surja una dirección hacia la que apunte nuestra TV. En base a esto se debiera elegir la norma que mejor se adapte a nuestras necesidades. También se le propone que previa campaña de difusión información y participación de la ciudadanía en materia de televisión digital, por ejemplo una cadena nacional informativa respecto al tema, se realice un plebiscito haciendo participe directamente a la ciudadanía de esta decisión tan importante en la articulación de la sociedad, presentando esta posibilidad como prueba de un sistema de votación electrónica. Se menciona que independientemente de la realización del plebiscito, se hace necesario una campaña informativa y de convención de los distintos actores sociales en materia de televisión digital. Ahora va la carta:

 

 

 

Viña del Mar, 24 de Agosto de 2007

Señora

Michelle Bachellet Jeria

Presidenta de la República de Chile

Estimada señora Presidenta,

Me dirijo a usted en mi calidad de ciudadano; mi nombre es Rodrigo Acosta Larenas. Soy estudiante de quinto año de la carrera de Cine Video y Televisión, y durante el transcurso del presente año 2007 he estado trabajando en mi proyecto de tesis; el que siempre fue concebido con un fuerte enfoque en lo social. Con esto en mente decidí abordar la temática de la televisión digital. El estudio apunta a crear un conocimiento acerca de qué es este nuevo sistema, y lo que es más importante, cuáles son sus posibles implicancias en lo social. La última variable dependerá de la elección que se haga en cuanto a la norma, pero, la regulación que se haga al respecto es lo verdaderamente fundamental.

El motivo de esta carta atiende a la importancia que la televisión tiene en la vida de las personas; y lo que impulsó su redacción es la idea fuerza con la que usted comenzó su mandato, la idea del “Gobierno ciudadano”. No soy quien para analizar si esta idea es buena o mala, si se mantiene, si fracasó, o si se transformó en el camino; pero si rescato y destaco el propósito de democratización efectiva, y transparencia en la toma de las decisiones que afectan a toda una nación, que ofrece este concepto. Por lo que creo, debieran estos propósitos hacerse presentes en las políticas públicas; haciendo participe así, a toda la población del país. Lo que representaría una señal concreta hacia la población, la que se siente cada día más ajena de las decisiones que afectan sus vidas; hecho que se manifiesta claramente en la actitud del ciudadano con su entorno (aparente indiferencia, desarraigo institucional, etc.), lo que se refleja también en las encuestas de opinión. Las que quiérase o no, dictan pautas a seguir; pero de esta forma sólo se hace política de reacción, lo que a la larga es penado con los votos.

Es en los sectores más vulnerables, en donde mayor relevancia adquiere el televisor, el que consume en promedio más del cincuenta por ciento de nuestro tiempo libre. Tomando en cuenta que esa relevancia de la televisión, que la convierte en un bien de uso público, es un hecho que se puede aprovechar ¡muchísimo! mejor de lo que se hace ahora; y que la coyuntura del cambio a TV digital nos plantea la posibilidad de replantearse el sistema televisivo en vista de lo que queremos; podremos darnos cuenta de que estamos enfrentando una posibilidad histórica, que nos permite ejercer nuestra libertad de elección, beneficiando directamente a la ciudadanía, especialmente a los que tienen menos. Cabe entonces hacerse la pregunta de si ¿usaremos esta libertad?, ¿Cómo lo haremos?, ¿y en consideración de qué y quienes?. Es por esto señora Presidenta, que manifiesto la posibilidad (con carácter de necesidad) de hacer participar a la ciudadanía de una decisión que afectará sus vidas y su forma de relacionarse con el entorno, dando una clara muestra de democratización en la toma de decisiones de la esfera pública.

Esta participación ciudadana, para que tenga realmente el carácter de un gobierno ciudadano, no debe considerar sólo a un segmento de la población, no; lo que correspondería en este caso es la realización de un plebiscito, que podría tener o no carácter de vinculante, dando una muestra clara de integración ciudadana a las decisiones importantes; y que dejaría de manifiesto su preferencia en materia de TV digital. Esta instancia, pensando en los costos que significa la realización de un plebiscito, podría ser tomada como una instancia de prueba de un sistema de votación electrónica, lo que sería un paso más en cuanto a modernización del estado.

Para llevar a cabo esta iniciativa, es fundamental la realización de una campaña informativa en lo que respecta a TV digital, ya que la mayor parte de la población no tiene información al respecto. A pesar de que existe información referente al tema, la información existente no circula por el principal medio articulador, de uso masivo, y principal afectado por este cambio; o sea, la televisión; lo que es una muestra de poca transparencia (esa es la percepción) en cuanto a la toma de decisiones de políticas públicas; esto, atendiendo a lo que dice Alfredo Rehren, del Instituto de ciencias políticas de la Universidad Católica, referente a que la transparencia requiere de información pública que sea accesible, comprensiva, relevante, de calidad y confiable. La información pública no solo debe existir, debe ser accesible.

Esta campaña informativa debiera tener carácter de cadena nacional, semejante a lo que se hace durante elecciones políticas (lo que es en cierta forma, también, esta elección). En esta instancia debiera realizarse una discusión que planteara las potencialidades y contrariedades de las distintas normas de TVDT, enfrentadas a las necesidades del contexto chileno. Este debate no debe pensarse como una ventana de exhibición para que los distribuidores ofrezcan su producto; sino como una instancia en donde se contextualicen las diferentes opciones que chile posee para mejorar la calidad y representatividad de su televisión abierta.

Hágase o no el plebiscito, ésta campaña informativa es crucial para transparentar el proceso de elección de la norma.

Lo que se plantea en esta carta requiere, teniendo en cuenta la relevancia de la TV en la estructura y estructuración social, que se desacelere el proceso de elección de la norma, y comenzar así un debate que defina cual es la televisión que queremos, y cuales son los alcances que queramos darle; discusión que debe llevarse a cabo, tomando en cuenta la totalidad del entramado social. Participando de ésta discusión: autoridades políticas, académicas, realizadores, miembros de la sociedad civil a nivel nacional, regional y comunal; incluyendo a la totalidad de actores constituyentes de nuestro Chile, con sus arraigados (etnias) y los que buscan arraigarse (tribus urbanas, minorías de todo tipo). Y una vez llevada a cabo esta discusión, realizar la elección de la norma digital que mejor cumpla con las necesidades surgidas en la instancia de convención; y por qué no exigir, si es necesario, a los que desarrollen la tecnología más idónea a las necesidades del país, modificaciones que adapten de mejor forma dicho sistema a nuestra realidad.

De llevarse a cabo lo propuesto en esta misiva, se daría una clara señal de democracia y participación de la ciudadanía en la construcción de su futuro. Lo que podría brindarle un respaldo, en futuras iniciativas tendientes a acercar más el poder a las personas que sostienen dichas estructuras.

Esperando que la presente carta sea tomada en consideración, y esperando respuesta a la misma me despido y agradezco de antemano su disposición. Deseándole además, buenas nuevas en lo que queda de su mandato, porque Chile se lo merece.

Muchas gracias
Paz, Amor y Felicidad
Atentamente

Rodrigo Acosta Larenas
Rut. 15.087.096-8
[email protected]